COOKIES: Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia en nuestra web, elaborar estadísticas y mostrar publicidad. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Las rebajas del tio Gilito

Todo a la mitad, eso es lo que toca ahora

Podium de la pasada edición
Podium de la pasada edición
Ahora que estamos en crisis, nada mejor que meternos en rebajas. No hay perras para muchas verbenas y hay que procurar estar en todas. No importa cual de ellas sean las mejores, por eso hay que estar en todas.

Y como hay que mirar por el bolsillo, nada mejor que acogernos a esas rebajas que los iluminados han propiciado para el Rally Islas Canarias, que para los de aquí solo les vale la primera etapa. Todo a mitad de precio. Todo a la mitad.

Tanto que el viernes por la noche, se acaba lo que debe acabar el sábado. No me importa lo que pase a partir de ahí. Yo el sábado me quedo en casa o, mejor, me voy a ver como conducen los del IRC ese, que dicen que van muy rápidos y a ver si de camino se me pega algo.

Diles a los comisarios de ruta, que aquellos que no les interese el sábado, que se pueden ir para casa, que no hacen falta. Lo mismo a las ambulancias, cronometradores, comisarios técnicos y demás, que aquí todo va a la mitad. El rally se puede permitir esos lujos o esas verbenas. Para el IRC van unos y para el resto son otros. Parece mentira.

Hablando en serio. Parece mentira que aun algunos se planteen perjudicar algo por el que la mayoría se deberían sentir orgullosos. Con lo que ha costado llegar hasta lo que ahora tenemos, que si nos remitimos a la edición pasada, nada tiene que envidiar a cualquier prueba allende nuestras fronteras, pueden existir reticencias al apoyo de la prueba bandera de nuestro automovilismo.

Mucho me temo que con estos mimbres, la cesta pueda romperse mas pronto que tarde. No creo que Luis Monzón esté en disposición de seguir aguantando los traspiés de toda índole que día si y día no, se encuentra. Independientemente de los apoyos económicos que esa es otra historia.

Definitivamente tenemos lo que tenemos y con ello no nos queda más remedio que seguir aguantando lo que venga, o lo que es peor, lo que se vaya. Y luego, eso si, lamentarnos de haberlo perdido.

La pena es que no se puede conseguir, ahora que estamos en rebajas, aunque tengamos que pagar el doble, el lograr algún instrumento con que pudiéramos borrar, eliminar, no permitirle que se acerquen a este deporte nunca más, a todos los que, visto lo visto, se creen los más listos.

Pero eso, por desgracia, no creo que ocurra. Salvo que algún día alguien de un manotazo sobre la mesa y diga, basta ya, manada de incompetentes. Mandense a mudar.
Publicidad