Publicidad

No es lo mismo

Por Emilio Macías

Si existiera un premio que caracterizara a los que se pasan todo el tiempo mirándose el ombligo, sin tener el menor recato de lo que interesa de verdad a nuestro entorno, ese premio iría sin duda a muchos de los que habitan en estos siete peñascos.

El contenido de lo tratado en la pasada Asamblea Anual de la Federación Canaria de Automovilismo tuvo mucho de "ombliguismo", porque algunos se dedicaron a mirar para lo suyo sin importarles un carajo el global del deporte.

Canarias ha tenido grandes eventos que poco a poco han ido desapareciendo por las características propias que, unidas a las propias de la insularidad, llevan mucho también del sempiterno afán de muchos en cargarse lo que hace el vecino. Por envidia, la mayoría de las veces.

Y no hablemos nada cuando entran a colación aquellos intereses muy particulares de cada uno en detrimento de una colectividad. Cuando se ven lesionados esos intereses, sin mirar un poco mas allá del ombligo de cada cual, se centran sólo y en exclusiva en lo que les puede interesar o les puede perjudicar. Y es ahí donde debería entrar a funcionar quienes tienen el poder y la obligación de velar por los intereses de la colectividad.

El Rallye de Canarias, antes Rallye El Corte Inglés, ha pasado de estar a las puertas del mundial a ser uno más de un cada vez más devaluado Campeonato de Europa. Pero sigue ahí, siendo su última edición muy bien valorada entre todas las organizaciones europeas.

Es una prueba diferente a las otras doce restantes que se celebran por aquí por muchos y diversos motivos: Doble jornada, mayor kilometraje, mayor repercusión mediática, mayor afluencia de público, concurrencia foránea de cierto prestigio, etc. etc.

Pero los argumentos anteriores no valen. No es lo mismo participar en cualquiera de las doce pruebas restantes que hacerlo en el Corte, no es lo mismo. Pero da igual. El esfuerzo que se requiere para participar en esta prueba no tiene nada que ver con lo que se precisa para cualquiera de las otras doce pruebas. Pero no son argumentos válidos para que se tenga en cuenta una mayor puntuabilidad. No es lo mismo, pero aquí seguimos mirándonos el ombligo.

Y con ello, mucho me temo que el gran tema de la pasada asamblea quede en el 2010 en saco roto. Eso de elegir ocho rallyes para hacer un regional fuerte y participativo mucho me temo que quede en saco roto. Por el simple y estandarizado "ombliguismo".

Ojalá me equivoque.
A Todo Motor Store - Camisetas A Todo Motor Store - Sudaderas A Todo Motor Store - Accesorios
Publicidad