COOKIES: Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia en nuestra web, elaborar estadísticas y mostrar publicidad. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Publicidad

Raúl Capdevila en Arico: Hoy hemos aprendido a sufrir

Intensa jornada para el joven piloto en el Slalom de Arico

Raúl Capdevila en el II Slalom de Arico
Raúl Capdevila en el II Slalom de Arico
El pasado fin de semana se celebró el II Slalom de Arico, prueba puntuable para el campeonato regional y provincial de la especialidad. Gran inscripción y mucho público en un circuito que se presentaba en perfecto estado y con modificaciones para una mejor ubicación de las asistencias y aficionados. Entre los participantes de la categoría reina estaba inscrito el VW Polo N1 de Raúl Capdevila y Mario Quintero, para seguir sumando puntos y mejorando sus conocimientos de puesta a punto y pilotaje.

Tras una primera manga que se saldó con un brillante tercer puesto absoluto, los del Junior Team Copi Sport sufrieron en sus carnes el progresivo deterioro de una pista que no aguantó el paso de los sesenta participantes, incluidos los quads y car-cross.

Raúl que venía de cerrar dos terceros puestos absolutos en La Palma y Gran Canaria, aspiraba a refrendar su debut en Tenerife con un cajón de pódium, pero se encontró con un coche totalmente radical que no le permitió brillar como le hubiera gustado. El VW Polo N1, con los colores de Loro Parque, Poema del Mar, Volkswagen Canarias, Disa y Naviera Armas, no se adaptó a un circuito muy bacheado y tras dos sustos importantes el joven piloto tinerfeño decidió no arriesgar más de lo necesario.

Con todo ello, el quinto puesto final le permite seguir sumando puntos y sobre todo, aprender a dominarse cuando por uno u otro motivo, no es el momento de asumir riesgos y el objetivo se convierte en terminar sano y salvo.

Raúl estaba resignado: Hoy hemos aprendido a sufrir. Cuando se suponía que este circuito nos iba a ir mejor que los anteriores por ser más corto y revirado, descubrimos que correr era un suicidio. No había manera de pasar los baches deprisa sin ser escupidos hacia los laterales. Lástima porque era una buena oportunidad de estar arriba, pero sobre todo porque lo hemos pasado muy mal. En fin, habrá que analizar el motivo y esperar otra oportunidad.

Fernando Capdevila se responsabiliza: Tengo que felicitar a Raúl por el trabajo de hoy. Asumo mi parte de culpa, ya que no hemos sido capaces de ponerle a punto el N1 para un circuito de estas características, y él aún no conoce los diferentes set-ups de este coche. Sufrió haciendo cambios que tenía que haber hecho el equipo antes de empezar, entre ellos mandar las suspensiones a revisar al fabricante. Bastante hizo con llevar a meta un coche totalmente inconducible, sin dar trabajo a los chapistas.

Todo ello es posible gracias a la participación de grandes empresas que apoyan nuestro deporte como son Loro Parque, Volkswagen Canarias, DISA, Naviera Armas, FoxHead e Integral del Automóvil.
Publicidad