COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR

A Todo Motor

PUBLICIDAD
 · En el Rallysprint de Rudagüera pilotado por Gustavo Sosa

Ilusionante debut del Ford Fiesta R5 de ProRacing

Gustavo Sosa con el Ford Fiesta R5
El nuevo proyecto deportivo de ProRacing Competición ya es una realidad, como se constató el pasado fin de semana, en el Rallysprint de Rudagüera; la sexta cita puntuable para el Campeonato de Cantabria de la especialidad, que se disputó por los alrededores del Karting La Roca, propiedad de Dani Sordo, en la zona donde se sitúa la sede del equipo de Reocín. Un escenario ideal para dar a conocer oficialmente ante sus paisanos el nuevo Ford Fiesta R5, procedente directamente de Gran Bretaña, que se ha incorporado este verano a la estructura capitaneada por Isabel Ortiz y Álvaro Velasco.

Numerosos aficionados se congregaron el viernes por la tarde, en el Restaurante-Terraza El Limonar de Novales, donde se dio a conocer en primicia la espectacular montura, construida directamente por M-Sport, que afrontaría al día siguiente su primera competición oficial sobre el trazado del tramo San Esteban-La Busta.

El encargado de estrenar el Ford Fiesta R5 de ProRacing Competición fue el canario Gustavo Sosa, uno de los pilotos con los que más activamente ha trabajado el equipo desde que comenzó sus actividades deportivas la pasada primavera.


Sabedor de la eficacia y profesionalidad que caracteriza a sus integrantes, cuyo respaldo técnico le ha servido de gran ayuda durante las pruebas insulares que ha disputado a lo largo de los últimos meses, el piloto de DISA ratificó su confianza en la formación cántabra decantándose por su nueva unidad para continuar adquiriendo experiencia sobre asfalto, la superficie donde menor bagaje atesora, y en unas carreteras tan técnicas como las de Cantabria, a las que no se había enfrentado nunca hasta ahora.

Sosa depositó su confianza en los técnicos de ProRacing Competición a la hora de configurar la mecánica del Ford Fiesta R5 para una tipología de terreno donde apenas disponía de referencias previas. El piloto majorero fue evolucionando paulatinamente junto a su navegante, Víctor Pérez. Su confianza y velocidad comenzaron a incrementarse con el transcurso de los kilómetros, a lo largo de las tres pasadas que conformaron el rutómetro del rallysprint, en el que Sosa terminó finalmente undécimo, habiendo adquirido un provechoso bagaje de cara a sus próximas actuaciones sobre asfalto.

ProRacing Competición se mostró plenamente satisfecho con las prestaciones que demostró su sofisticado Ford Fiesta R5 en manos del piloto canario. Una montura de primer nivel, proyectada a nivel global, que viene a apuntalar la posición de la escuadra de Reocín dentro del panorama automovilístico español.
Compartir...