Publicidad

Maratón de mecánica para Gerard Farrés en el Dakar

Junto a Armand Monleón durante la etapa 8

Gerard Farrés
Gerard Farrés
Gerard Farrés y Armand Monleón han completado la segunda parte de la etapa maratón de un Dakar que está siendo especialmente accidentado para sus intereses. Por suerte, ambos se lo toman con buen humor e intentan sacar el máximo rédito de todas las situaciones en las que se han visto involucrados. Éste ha sido el caso de los dos últimos días, en los que han sufrido diversos contratiempos mecánicos que han solventado con rapidez y efectividad.

“Nos están pasando muchas cosas que creo que nos ayudarán en el futuro. Éste es mi tercer Dakar en cuatro ruedas, el segundo de Armand, y nos queda mucho por aprender, pero estamos sumando muchísimo”, asegura Gerard Farrés.

El piloto del Monster Energy Can-Am, tras el tiempo perdido en la jornada de ayer, partía bastante retrasado en el inicio de la octava especial del Dakar entre Sakaka y Neom. Delante de él se encontraban pilotos bastante más lentos y ha tenido que arriesgar para superarlos: “Para hacer adelantamientos te tienes que apartar un poco de la trazada y en una de éstas hemos pillado un bache que nos ha lanzado de morro y nos ha doblado una de las barras de atrás. De nuevo, nos ha tocado hacer mecánica”, ha explicado el copiloto, Armand Monleón.

“El polvo nos ha jugado una mala pasada pero es algo que forma parte del Dakar. Armand ha reparado muy rápido [unos 35 minutos] y hemos podido volver a los tiempos que estábamos haciendo”, ha añadido Farrés.

El caso es que tanto Armand Monleón como Gerard Farrés venían de otra jornada maratoniana de mecánica –y nunca mejor dicho–, ya que ayer un inesperado alambre metálico que se enganchó en las ruedas de su Can-Am dañó dos neumáticos, un palier y un freno. Durante la especial sustituyeron las ruedas y el palier, anularon también el freno, pero esto no evitó que durante la noche, en la que no disponían de asistencia técnica, tuvieran que sacrificar horas de sueño para dedicarlas al coche. “Tuvimos mucho trabajo en el vivac. Armand cambió de nuevo el palier y las ruedas, y en el freno, en lugar de 4 vías pusimos 3. Se hizo mucho, pero muy bien, esto es algo que antes tardábamos mucho en hacer y ahora somos más rápidos”.

Hoy sí podrán disponer de asistencias en el vivac, de modo que esta noche podrán descansar algo más, con la vista puesta en las duras jornadas que todavía tienen por delante: “Estamos aprendiendo muchísimo y tanto nosotros como el equipo nos sentimos muy contentos de estar aquí. Nos quedan cuatro oportunidades para dar gas y lo daremos todo”.

La primera de ellas será la etapa de este martes, un exigente bucle alrededor de Neom, con un total de 574 kilómetros (465 contra el crono), que partirá a orillas del Mar Rojo y que planteará dificultades de toda índole.

A Todo Motor Store
A Todo Motor Store - Tienda Online

Leer más

Publicidad