COOKIES: Usamos cookies para ofrecerle la mejor experiencia en nuestra web. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

El Rally Islas Canarias, a punto de no estar en el IRC 2012

Luis Monzón tira la toalla por la desidia del Gobierno de Canarias

Vencedores de la última edición
Vencedores de la última edición
La cosa no puede estar más complicada. Ya Luis Monzón tira la toalla, cansado de tanto recorrer los despachos intentando conseguir las ayudas institucionales capaces de mantener un espectáculo como es el Rally de Canarias en la élite del IRC.

En un mensaje que nos acaba de llegar, Luis se lamenta de las veces que ha intentado reunirse con el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, acerca de la ayuda que desde el gobierno mil veces se ha prometido y nunca ha cristalizado.

Está claro que las prioridades de determinados políticos no siempre van acorde a lo que pide la ciudadanía. Unos pueden estar de acuerdo en la repercusión mediática que un evento de estas características puede tener para una tocada economía y otros piensan que puede ser mas rentable traerse, por ejemplo, una etapa de la vuelta ciclista a España, cuando ésta cada vez es menos seguida por el gran público.

Aquí esto no nos coge por sorpresa. El reparto de subvenciones se hace según qué amigos o conseguidores tengas en el Gobierno, sin mirar para nada en la real rentabilidad de una inversión.

Luis Monzón puede tener la conciencia tranquila de que al menos lo ha intentado. Que sean otros los que aporten su patrimonio personal para avalar un espectáculo gratuito que de camino da prestigio a esta tierra.

Pero aquí hay algo que desde hace mucho tiempo tenemos muy claro. El ombligismo y las envidias en muchas ocasiones pueden más que los verdaderos afanes de algunos que quieren lo mejor para esta tierra. Vergüenza ajena me dan los comportamientos de muchos, implicados o no dentro del mundillo del automovilismo, que prefieren seguir haciendo lo de siempre, con las penurias de siempre, en lugar de luchar codo con codo para que esta tierra tenga un rallye acorde a la categoría que siempre nos ha caracterizado.

Es una pena, pero es la triste realidad.

De no mediar un milagro, el IRC para Canarias 2012 ya no estará. Y no será por culpa de no haberlo intentado.
Publicidad