COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR

A Todo Motor

PUBLICIDAD
 · Jornada de descanso en el Dakar

Carlos Sainz: "Aun no hay nada ganado"

Carlos Sainz-Lucas Cruz
Carlos Sainz y Lucas Cruz han llegado como líderes a la jornada de descanso del Rallye Dakar Argentina Chile, el cual han liderado desde el primer día. Ayer los coches de la marca alemana consiguieron copar las cuatro primeras posiciones en la etapa, con los españoles una vez más a la cabeza. Tras seis días de dura carrera Carlos Sainz y Lucas Cruz ocupan esta privilegiada posición con 2 minutos 42 segundos por delante de su compañero en el equipo Volkswagen Nasser Al-Attiyah, todo esto tras 5.020 kilómetros de los cuales 1.925 han sido cronometrados. Stéphane Peterhansel y Jean-Paul Cottret (BMW X-raid) son terceros a casi 15 minutos.

Pero a pesar de ser día de descanso, la actividad no cesa en el vivaque instalado en la localidad chilena de Arika. Los mecánicos trabajan duro en los vehículos, y los pilotos y copilotos preparan la que será la semana decisiva de la carrera.

Carlos Sainz: "En general la primera semana del rallye ha ido muy bien para nosotros. A pesar de algunas etapas muy duras, el Race Touareg 3 ha funcionado a la perfección, al igual que el equipo del que estoy muy contento. Hemos conseguido imponernos en cuatro etapas, pero esto también ha sido una desventaja, ya que nos ha obligado a abrir pista muchos días. Pero mi copiloto Lucas Cruz ha hecho un gran trabajo y ha sido menos difícil de lo esperado gracias a él. Ahora, en el día de descanso, estamos preparándonos para la segunda semana. Confío en el trabajo de mis mecánicos e ingenieros al cien por cien, esto me da mucha confianza de cara la que será una segunda semana todavía más difícil. La carrera está muy abierta, y todavía no hay nada ganado, casi podemos decir que lo difícil acaba de comenzar, tanto Nasser como Peterhansel están muy cerca, cualquier error deja en nada las diferencias que tenemos entre los tres, incluso mi compañero De Villers tiene opciones todavía, se está rodando muy rápido, y todo puede pasar".

Lucas Cruz: "Tan sólo hemos realizado 2.000 de los más de 5.000 kilómetros de tramos cronometrados que tiene este Dakar. Hasta ahora ha sido muy difícil, pero la próxima semana el 'Dakar' nos mostrará su verdadera cara, incluso puede ser todavía peor. Estoy seguro que encontraremos mucha más arena y terreno que no hacen fácil el trabajo para los pilotos y copilotos. Vamos a aprovechar el día de descanso para prepararlo todo lo mejor posible. El ritmo de cabeza de carrera es muy alto, cualquier error puede variar el orden de la clasificación. La carrera continúa, y será todavía más emocionante."

Kris Nissen: "En el día de descanso podemos mirar hacia atrás, y ver seis días de emocionante Dakar, todos han sido un éxito para Volkswagen. El ritmo y la complejidad son aún mayores que el año pasado. Stéphane Peterhansel y Jean-Paul Cottret están corriendo mucho con su BMW, pero de momento son Carlos Sainz y Lucas Cruz quienes lideran la carrera, están corriendo muy inteligentemente, han ganado cuatro etapas y no cometen errores. El equipo entero está haciendo un trabajo impecable. Estoy orgulloso de esto. En total tenemos cuatro coches entre los seis primeros, lo que significa que estamos en una buena posición para la segunda semana del rallye. Pero también sabemos que hemos logrado mucho, pero no hemos ganado nada todavía."

En la categoría de camiones, donde también hay representación española, las cosas van por el buen camino para los pilotos del equipo De Rooy-Promotor Le Comes con Pep Vila, Moi Torrallardona y Peterhan Van Eerd, que con el camión Iveco se encuentran clasificados en la séptima posición absoluta en la categoría, un excelente puesto, ya que los pilotos españoles tienen el objetivo de mantenerse entre los diez primeros, ahora acabar entre el Top 5 no es un sueño.

Para Pep Vila el Dakar marcha incluso mejor de lo esperado: "El objetivo antes de empezar era acabar entre los diez primeros, esto lo estamos cumpliendo, somos los séptimos clasificados, un puesto que cumple con creces lo que buscábamos. Nuestra carrera está aquí, tenemos que mantenernos en esta posición y esperar acontecimientos en los puestos de cabeza".

Si antes de empezar el rallye acabar entre los cinco primeros era un sueño ahora para el piloto manresano: "Es posible, no será fácil ni mucho menos, pero delante se está corriendo una barbaridad y se están cometiendo errores porque se pilota al limite, si nosotros no fallamos y no tomamos riesgos innecesarios acabar quintos o sextos es factible".

Pep Vila está encantado con el equipo, todo funciona como un reloj y el camión está tras estos seis días de carrera en perfectas condiciones: "Estoy muy agradecido con el equipo, todos nos apoyan al máximo, trabajan en el camión igual que un equipo oficial, el jefe del equipo, Gerard de Rooy, está encantado con nuestra posición, me anima a seguir así ya que es exactamente lo que quería que hiciéramos antes de empezar la carrera. El Iveco es muy competitivo y fiable."

A partir de mañana lo más importante será para Pep Vila: "Mantener la serenidad, no arriesgar más de lo necesario, quedan etapas muy largas, mañana 600 kilómetros, pasado más de 500 queda un mundo por delante". Sobre como ve la carrera hasta hoy asegura: "Delante se está corriendo y arriesgando una barbaridad, Carlos Sainz, Marc Coma y los camiones de cabeza van al limite, yo paso por donde han transitado ellos, y es espectacular ver luego las imágenes de cómo han pasado por allí, esto se está convirtiendo en un rallye al limite"

Detrás de la experiencia como piloto de Pep Vila hay uno de los copilotos con más experiencia en la categoría de camiones, Moi Torrallardona, para el copiloto del equipo De Rooy la carrera hasta ahora ha sido: "Perfecta, estamos disputando muy buenas etapas, como todo el mundo cometemos errores, pero pocos. En Chile es donde ha empezado realmente la carrera, aquí se está desarrollando lo más complicado y en la jornada de ayer se hizo la primera gran criba. Nuestro resultado hasta ahora es el correcto, si corremos más no conseguiremos nada, no podemos competir con los camiones que van por delante ya que son equipos oficiales con presupuestos impresionantes. Ahora toca esperar, no fallar y ver que pasa por delante, no será fácil acabar entre los cinco primeros pero si nosotros no fallamos creo lo podemos conseguir, seria un gran resultado"

Para Pedro Peñate, un día para que los pilotos se den un respiro después de una semana tragando arena y polvo en los 4.568 kilómetros que han dejado atrás. Hoy se cumplen siete días desde que el Dakar Argentina Chile 2011 echó a caminar en Buenos Aires y para el piloto de Valsebike Canarias es momento de hacer balance en el vivac mientras aprovecha para echar un vistazo a los mensajes de ánimo que ha ido recibiendo durante todas estas interminables jornadas de moto.

Para Peñate todo va según lo previsto. Después de la etapa reina de esta primera mitad del Dakar 2011 va en el puesto 75 de los menos de 120 que quedan en carrera y no ha dejado de ganar posiciones desde que empezó el raid. Ayer acabó la durísima etapa de Iquique-Arica –de 456 kilómetros- en la 63ª plaza, un excelente resultado si tenemos en cuenta que no hubo piloto que llegara a meta que no se sorprendiera por su dificultad extrema. “La de ayer fue un disparate”, reconoce Pedro, “en el briefing de la noche anterior nos habían advertido que iba a ser agotadora y normalmente la organización nunca va con bromas. Empecé confiado porque los primeros kilómetros eran una maravilla. Dunas suaves, una fina capa de arena, pistas muy abiertas para disfrutar encima de la moto… Pero hubo un momento en que me tuve que frenar para empezar a guardar fuerzas”.

Hizo bien. El último cuarto de la etapa fue demoledor, sobre todo por el temido polvo de arena, el fesh-fesh. Esa especie de harina que si se acumula en grandes cantidades te puede dejar atrapado en medio de una nube y sin visibilidad ninguna. “Es a lo que más temes en una etapa como la de ayer. El jueves y el viernes hubo tramos llenos de fesh-fesh y cuando no es muy espeso, pasas y te quedas unos segundos sin ninguna visibilidad. En el peor de los casos la moto se hunde completamente y corres el riesgo de caer por delante de ella. La etapa de ayer tuvo muchos kilómetros llenos de trampas de ese tipo y fue físicamente durísima. La más dura que he hecho en toda mi vida”, sentencia Pedro, cuya opinión coincidía con la de pilotos como Marc Coma, Ciryl Despres o ‘Chaleco’ López.

Afortunadamente, en estas seis etapas no ha habido caídas ni errores que hayan tenido un coste en el físico ni, algo más secundario, en tiempo. Su objetivo sigue siendo el mismo a pesar de que la remontada que ha ido protagonizando desde que el Dakar 2011 subió varios grados su severidad podría invitar a seguir mirando arriba en la clasificación. “Estoy muy contento. El balance de estas seis etapas es muy bueno porque he podido comprobar que el sacrificio de todos estos meses de preparación ha merecido la pena. Alcanzo un ritmo cuando llevo cierto tiempo encima de la moto y soy capaz de mantenerlo hasta el final cuando el año pasado llegaba en reserva. Quería disfrutar más y lo estoy haciendo”, reconoce el piloto de Valsequillo, ahora mismo 75º de la general absoluta de la categoría de motos.

Una vez más, la experiencia es un grado y todas las lecciones que aprendió en los otros dos dakares (2009 y 2010) le han sido muy útiles. “Los cambios en mi preparación y la apuesta por la KTM 690 Rally han supuesto un cambio increíble. Después de haber pasado dos etapas extremas entre Calama y Arica, estoy bastante ilusionado de cara a la segunda parte. Ilusionado, pero no confiado. El Dakar nunca perdona, así que no puedes nunca bajar los brazos”, advierte.

Fuentes: Media Racing Carlos Sainz, Dakar.com, Redacción.
Compartir...